Reposición del procedimiento penal por falta de una defensa adecuada

La defensa adecuada es clave para el desarrollo de un procedimiento penal, ya que la falta de conocimientos técnicos puede tener afectaciones graves y dejar en estado de indefensión a los representados.

El presente asunto, tiene su origen en un proceso penal en el cual se ordenó su reposición a partir de la audiencia de juicio oral por la falta de una defensa técnica adecuada, y en donde el quejoso inconforme con esta situación acudió a recurso de revisión al considerar que esta debía realizarse desde la audiencia intermedia, pues fue desde ella asistida por aquel profesionista.

De lo anterior resulta adecuado preguntarnos ¿La reposición del procedimiento penal por falta de una defensa adecuada debe ordenarse a partir de la audiencia de juicio oral o desde la fase intermedia, si se advierte que el abogado lo asistió desde esta última?

Defensa adecuada

El derecho a una defensa adecuada se encuentra previsto en el artículo 20, apartado B,  fracción VIII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), y el numeral 8.2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH), los cuales se relacionan de manera íntima con el artículo 14 de nuestra Carta Magna, el cual consagra el derecho al debido proceso.

En ese orden de ideas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la jurisprudencia 1a./J. 11/2014 (10a.), ha establecido que el debido proceso es un conjunto de requisitos que deben observarse en las instancias procesales, con la finalidad de que las personas estén en condiciones de defender adecuadamente sus derechos ante cualquier acto del Estado que pueda afectarlos.

Dentro de estos requisitos, se encuentra la defensa adecuada, la cual como bien lo ha mencionado el alto tribunal en la tesis 1a. CCXXVI/2013 (10a.), representa un derecho instrumental cuya finalidad es asegurar que el poder punitivo del Estado sea desplegado a través de un proceso justo.

Finalmente, la tesis 1a. C/2019 (10a.) destaca que, la verdadera defensa adecuada no puede limitarse a meros aspectos procesales o de trámite, pues el solo nombramiento de un licenciado en derecho para que asuma la defensa no satisface ni efectiviza, por sí mismo, el derecho a gozar de una defensa material, sino que se requiere que se implementen todas las medidas necesarias para garantizar que el imputado tiene la asistencia de una persona capacitada para defenderlo.

De lo anterior, se puede concluir que la defensa adecuada es una garantía mínima de cualquier persona imputada por un delito, la cual es esencial para que exista un debido proceso.

El procedimiento penal acusatorio

El procedimiento penal se compone de una serie de etapas, las cuales se van sucediendo unas a otras sin que exista posibilidad de reabrirlas; lo anterior, de acuerdo con el principio de continuidad del proceso, previsto en el primer párrafo del artículo 20 de la CPEUM.

La etapa intermedia está diseñada para discutir temas relacionados con la admisión de medios de prueba, que serán incorporados en el juicio oral y plantear argumentos relacionados con vulneraciones a derechos fundamentales que tuvieron como resultado, la obtención de elementos que se pretendan usar en el juicio oral.

Si bien es cierto, las etapas deben darse de forma consecutiva, también lo es que resulta necesario que en cada una de ellas se respeten los derechos de las partes, para poder cumplir con los objetivos de este sistema penal y evitar que existan daños que se manifiesten en diversos momentos del procedimiento.

En este asunto, el quejoso contó con el asesoramiento de un defensor privado desde la etapa intermedia, sin embargo, este no contaba con los conocimientos técnicos necesarios, por lo cual  no se garantizó este derecho de forma plena y efectiva, dejando en estado de indefensión a su representado.

Por lo anterior, el Tribunal Colegiado de Circuito concluyó que cuando el Tribunal de Alzada estime que el imputado no tuvo una defensa adecuada y, por ello, ordene la reposición del procedimiento, el juzgador está obligado a verificar si esa situación trasciende a la fase intermedia, pues de advertir que ese abogado fue quien lo asistió desde esta última etapa, esa reposición debe abarcarla para no afectar los derechos a optar por alguna forma anticipada de terminación del conflicto, al planteamiento de su teoría del caso, a la oposición o aceptación de acuerdos probatorios y al ofrecimiento de medios de prueba.

Estos razonamientos quedaron plasmados en la tesis número II.3o.P.110 P (10a.) bajo el rubro: REPOSICIÓN DEL PROCEDIMIENTO EN EL SISTEMA PENAL ACUSATORIO. SI SE ORDENÓ A PARTIR DE LA AUDIENCIA DE JUICIO ORAL PORQUE EL IMPUTADO NO TUVO UNA DEFENSA TÉCNICA ADECUADA, DEBIDO A LA FALTA DE CONOCIMIENTOS TÉCNICOS DE SU DEFENSOR, Y SE ADVIERTE QUE ESE MISMO PROFESIONISTA FUE QUIEN LO ASISTIÓ DESDE LA FASE INTERMEDIA, AQUÉLLA DEBE ABARCAR DESDE ESTA ÚLTIMA.

Fuente: Checkpoint.

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Leslie Barrera
Legal Editor en Thomson Reuters México | + posts