Criterios de aplicación de la FIREL en resoluciones judiciales

La implementación de la Firma Electrónica Certificada del Poder Judicial de la Federación (FIREL) ha facilitado los procesos para la litigación e impartición de justicia vía digital, pero también su puesta en marcha ha suscitado diversas discrepancias entre los órganos impartidores de justicia en cuanto a su aplicación y uso dentro de las actuaciones y resoluciones judiciales que estas emiten, tales como ¿La sentencia de amparo puede ser validada con la FIREL? ¿La representación gráfica de una firma electrónica puede utilizarse para validar distintos juicios de amparo?

En este sentido, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver la contradicción de tesis 29/2018 que originó los citados cuestionamientos determinó mediante las Tesis Jurisprudenciales P./J 7/2021(11ª) y P./J. 5/2021 (11ª.) criterios de aplicación en el uso de la FIREL en favor de utilizar las tecnologías de la información para una impartición de justicia pronta y expedita, al tiempo que se manejen de manera más eficaz esas herramientas digitales dentro del marco de respeto de los derechos de los gobernados que les garantice una tutela judicial efectiva.

En este orden de ideas, es que el Pleno de la SCJN determinó que:

  • Los servidores públicos de los órganos del Poder Judicial de la Federación pueden utilizar la FIREL en sustitución de la firma autógrafa dentro de las actuaciones y resoluciones judiciales que emitan.
  • Es necesario que la representación gráfica de la firma electrónica se genere en cada documento digitalizado que se incorpore, de manera que dicha constancia no podrá ser utilizada para validar más de un documento.

En cuanto al primer criterio, el Pleno argumentó que conforme al artículo 3º de la Ley de Amparo, la FIREL es el medio de ingreso al sistema electrónico del Poder Judicial de la Federación que produce los mismos efectos jurídicos que la firma autógrafa como opción para enviar y recibir promociones, sin embargo, su uso no se agota en estos supuestos, ya que el legislador determinó que sus bases y funcionamiento fueran definidos mediante reglas y acuerdos generales emitidos por el Consejo de la Judicatura Federal.

Fue así que a través de los Acuerdos Generales Conjuntos Número 1/2013 y 1/2015, se estableció que los acuerdos, determinaciones, proveídos, resoluciones, sentencias, oficios y comunicaciones oficiales deberán ingresarse al sistema electrónico y estar firmados digitalmente por el servidor público correspondiente, teniendo el mismo valor que los impresos y que la obligación de hacer coincidir íntegramente el expediente electrónico con el impreso, va en función del contenido y no de los signos físicos.

De lo anterior, se induce que es válido que los órganos del poder judicial sustituyan la firma electrónica por la autógrafa en las resoluciones que emitan, en el caso concreto que se analiza. Una sentencia en el juicio de amparo podría estar signada por la FIREL, ya que al ingresar un documento digitalizado existe a través de ese signo electrónico fiable y seguro, asociar la identidad del firmante con el autor de la resolución que crea efectos jurídicos.

Por otra parte, a pesar de que el uso de la FIREL como sustituto de la firma autógrafa es válida, es necesario que su representación gráfica se genere en cada documento electrónico que se incorpore, a fin de vincular su autoría y que pueda generar efectos jurídicos. Por tanto, su uso no es permitido para validar más de un documento, ni ese puede ser utilizado como una nueva actuación, pues implicaría darle un alcance a la voluntad del autor más allá de este, por lo que de producirse no sería un acto diferente, sino un duplicado del original.

Esto es, la evidencia criptográfica por el uso de la firma electrónica genera un acto jurídico concreto, por lo que su incorporación a otros expedientes no constituye un acto distinto, de manera que si se quiere reproducir su contenido para generar otro documento, es necesario plasmar nuevamente la voluntad a través de la firma. Ante ello, la Corte consideró que la falta de evidencia criptográfica del documento electrónico en el acto específico, por haberse utilizado la representación gráfica cuyo origen se encuentra en otra actuación, genera su invalidez, de ahí que no sea viable utilizar la representación gráfica de la FIREL para validar distintos juicios de amparo.

Si desea consultar estos y otros criterios emitidos por nuestro máximo tribunal consulte la plataforma Checkpoint.

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Teresa Ganado
Legal Editor en | + posts