Constitucional, impuestos locales a venta o consumo final de bebidas alcohólicas

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que las facultades legislativas en materia tributaria que en forma concurrente permite tanto a la Federación como a las entidades federativas establecer impuestos sobre la venta o consumo final de bebidas alcohólicas, pese a que estas se encuentren gravadas por la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (LIESPYS), no trasgreden las facultades de la Federación en esa materia, por tanto, son constitucionalmente válidas.

Lo anterior, al realizar el análisis de los artículos 10-C y 10-D de la Ley de Coordinación Fiscal (LCF) que fija las atribuciones de las entidades federativas para establecer impuestos sobre un mismo bien o producto,  pero distinguiéndose porque el tributo reclamado recae solo en la venta o consumo final de bebidas alcohólicas, mientras el impuesto federal previsto en la LIESPYS grava la enajenación general de esos bienes.

En este sentido, la Sala de la SCJN determinó que, aunque el impuesto local se aplique sobre la misma fuente del impuesto especial regulado por la Federación, se trata de bienes cuya naturaleza permite ser gravada en forma simultánea por diversos tributos, al no ser una facultad exclusiva de la Federación, pero desde perspectivas diferentes.

Si dese consultar los criterios del máximo tribunal ingrese a la plataforma de Checkpoint.

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Teresa Ganado
Legal Editor en Thomson Reuters México | + posts