¿Es factible aplicar la suplencia de la queja en el recurso de apelación penal?

Cuando en el procedimiento penal, la sentencia no nos resulta favorable porque consideramos que existió algún elemento que el juzgador no valoró de forma correcta y esto pudo influir en el sentido del fallo, el Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) contempla la posibilidad de recurrir a diversos medios de impugnación, entre ellos, la apelación.

El referido Código establece en su artículo 458, que las partes solo podrán impugnar las decisiones judiciales que pudieran causarles agravio, por tanto, el recurso deberá sustentarse en la afectación que causa el acto, así como los motivos que originaron este; ello conlleva que al formular los agravios, se cumpla forzosamente con la necesidad de expresar claramente los alcances de la inconformidad.

En ese supuesto, si el sentenciado no expresa claramente sus agravios, ¿es factible declararlos inoperantes o se deberá suplir la deficiencia de la queja en estos casos?

Mediante la tesis aislada número I.9o.P.29 P (11a.), la cual fue publicada en el Semanario Judicial de la Federación (SEJUFE) del 28 de enero de 2022 bajo el rubro “AGRAVIOS EN EL RECURSO DE APELACIÓN EN EL SISTEMA PENAL ACUSATORIO Y ORAL. ES IMPROCEDENTE CALIFICAR DE INOPERANTES LOS EXPUESTOS POR EL SENTENCIADO, AL CONTEMPLARSE DE MANERA IMPLÍCITA EL PRINCIPIO DE SUPLENCIA DE LA QUEJA A SU FAVOR EN EL ARTÍCULO 461, PÁRRAFO PRIMERO, DEL CÓDIGO NACIONAL DE PROCEDIMIENTOS PENALES.”, el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal de Primer Circuito ha estimado para estos casos, que resulta incorrecta la determinación de calificar de inoperantes los agravios expresados por el sentenciado.

Lo anterior, dado que previamente la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), mediante la tesis jurisprudencial número 1a./J. 17/2019 (10a.) y de rubro: “RECURSO DE APELACIÓN PENAL EN EL SISTEMA ACUSATORIO. LAS SALAS DEBEN SUPLIR LA DEFICIENCIA DE LA QUEJA PARA REPARAR OFICIOSAMENTE VIOLACIONES A LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DEL IMPUTADO.”, al hacer el estudio de las disposiciones generales relativas a los recursos contenidas en el CNPP, llegó a la determinación de que el artículo 461 del referido ordenamiento legal, establece de manera implícita el principio de suplencia de la queja, al fijar la obligación que tiene el Tribunal de Alzada de emprender un estudio al margen de que existan agravios al respecto.

Como se menciona en el referido artículo, el Tribunal de Alzada “…solo podrá pronunciarse sobre los agravios expresados por los recurrentes, quedando prohibido extender el examen de la decisión recurrida a cuestiones no planteadas en ellos o más allá de los límites del recurso, a menos que se trate de un acto violatorio de derechos fundamentales del imputado…”; siendo de la interpretación de este texto que, de manera implícita, las Salas podrán aplicar el principio de suplencia de la queja.

Por tanto, aun y cuando el artículo 458 del CNPP establece que se debe expresar claramente los alcances de la inconformidad, en términos del  numeral 461 del referido ordenamiento legal −aplicación de forma implícita de la suplencia de la queja deficiente−, el órgano revisor está limitado única y exclusivamente a pronunciarse sobre los agravios manifestados, sin que se imponga la obligación de exponer los mismos bajo determinados formulismos, es decir, solo debe analizarse la inconformidad hecha contra la resolución apelada, limitando el estudio al daño y sus causas generadoras, independientemente del resto de argumentos (eficaces o no) que plasme el recurrente.

Fuente: Checkpoint México

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Francisco Jiménez
Legal Editor en Thomson Reuters México | + posts