Imposibilidad práctica de cobro, nuevo criterio impráctico para la deducción de créditos incobrables

Hasta el 31 de diciembre de 2021, la deducción para los contribuyentes personas morales de créditos incobrables superiores a 30 mil Unidades de Inversión (Udis), se permitía en dos supuestos: (i) en el mes en el que se consumara el plazo de prescripción o antes y (ii) en caso de que fuere notoria la imposibilidad práctica de cobro, configurándose esta cuando el acreedor hubiera demandado ante la autoridad judicial el pago del crédito o se hubiera iniciado el procedimiento arbitral convenido para su cobro. Sin embargo, a raíz de la reforma a la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) para 2022, se modifica este criterio para establecer que se configurará a partir de que se obtenga una resolución definitiva emitida por la autoridad competente con la que se logre demostrar que se agotaron las gestiones de cobro o la imposible ejecución de la resolución favorable. Así, consideramos que estos nuevos criterios se contraponen con la propia característica de practicidad de la imposibilidad de cobro, provocando incertidumbre en los contribuyentes, además de un impacto económico perjudicial para poder deducir este concepto.

Artículo publicado en la revista Abogado Corporativo, No. 87, ene-feb 2022

Puede consultar el artículo completo dando clic en el siguiente enlace

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Thomson Reuters México
+ posts