Análisis Jurisprudencial

Alerta AMBER ¿es válido solicitar su activación derivado de disputas familiares?

Ningún padre o madre desea pasar por la angustia de tener un hijo(a) desaparecido; sin embargo, nadie está exento de vivir un episodio tan doloroso como este, por lo que resulta vital conocer qué podemos hacer en este tipo de casos.

La Alerta AMBER es una herramienta de difusión que contribuye a la búsqueda y localización de niños, niñas y adolescentes, la cual se activa exclusivamente en situaciones donde se presuma que hay un riesgo inminente de que el menor pudiera sufrir un daño grave en su integridad.

Con la emisión de la Alerta AMBER se difunde información importante en diversos canales −como medios de comunicación masiva y redes sociales− sobre el menor desaparecido, tales como su descripción física, ropas que vestía, así como detalles y señas particulares que pudieran resultar relevantes para su identificación; ello con la finalidad de obtener la colaboración ciudadana en su búsqueda y pronta recuperación.

Sin embargo, hay ocasiones en que la autoridad se niega a realizar la activación de la Alerta AMBER, especialmente en casos que deriven de disputas familiares.

Un ejemplo de ello es el delito de sustracción de menores cuando es perpetrado por uno de los progenitores, donde la autoridad niega la solicitud bajo la justificación de que el programa “no interviene en disputas familiares”, ya que en estos casos, no se tiene plenamente acreditado el peligro real en que pudiera encontrase el menor sustraído, pues en realidad no está desaparecido, sino con uno de sus padres.

¿Es válido este argumento de la autoridad investigadora?, como consecuencia de lo anterior, ¿no se puede hacer nada y se debe asumir que el padre o la madre en algún momento aparecerá y entregará al menor?

Con respecto a estas cuestiones, el pasado 2 de febrero se publicó en el Semanario Judicial de la Federación la tesis aislada número IV.2o.P.10 P (11a.), emitida por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Cuarto Circuito bajo el rubro “ALERTA AMBER. SU ACTIVACIÓN NO PUEDE NEGARSE PARA LA BÚSQUEDA Y RECUPERACIÓN DE UN NIÑO, NIÑA O ADOLESCENTE VÍCTIMA DEL DELITO DE SUSTRACCIÓN DE MENORES, CUANDO EL IMPUTADO ES SU PROGENITOR, BAJO EL ARGUMENTO DE QUE ESE PROGRAMA “NO INTERVIENE EN DISPUTAS FAMILIARES”.

En ella se establece que la activación de la Alerta AMBER no puede negarse para la búsqueda y recuperación de un menor víctima del delito de sustracción, incluso cuando el imputado sea su progenitor, ello porque como se mencionó previamente, tal herramienta es vital para la búsqueda y pronta recuperación de un infante en riesgo inminente de sufrir un daño grave a su integridad personal.

Que la sustracción del menor haya sido realizada por uno de sus progenitores, derivado de “disputas familiares”, no implica que este no pudiera encontrarse en peligro, toda vez que tal separación le puede causar un daño emocional o físico severo al infante, ya que en estos casos, suele usarse como un medio de presión en los conflictos de pareja.

Ahora bien, es importante mencionar que uno de los deberes del Estado es combatir la violencia y velar por el interés superior del menor, incluyendo su bienestar y la sana convivencia con ambos progenitores; por tanto, se encuentra obligado a llevar a cabo todas las acciones necesarias que permitan la ubicación y restitución del infante a su domicilio lo más pronto posible.

De ahí que, en este tipo de casos, la autoridad investigadora necesariamente deberá aceptar la solicitud y llevar a cabo la activación de la Alerta AMBER para la localización de menores que hayan sido sustraídos de su domicilio habitual por alguno de sus progenitores.

Fuente: Checkpoint México

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Francisco Jiménez
Legal Editor en Thomson Reuters México | + posts