¿Procede desechar un recurso por falta de legitimación ad procesum del promovente cuando esto es el punto jurídico debatido?

Cuando se impugna una resolución que desecha una demanda de amparo indirecto o sobresee fuera de audiencia en el juicio constitucional, por falta de personalidad de quien comparece a promover en representación del quejoso ¿resulta legal desechar el recurso a través del cual impugne esa determinación, con base en el mismo razonamiento atacado; es decir, por falta de personalidad del promovente?

En esta entrega expondré si procede o no desechar un recurso interpuesto contra la resolución de un Juez de Distrito que desconoció la legitimación procesal del promovente para instar la acción constitucional en representación del quejoso, con base en la misma razón, es decir, por la carencia de facultades para representar al peticionario de amparo; o debe reservarse su estudio para la sentencia que decida el recurso, como tema de fondo.

ANTECEDENTES

En distintos casos, los Jueces de Distrito han desechado las demandas de amparo indirecto, promovidas respectivamente por los autorizados de los impetrantes, bajo el argumento de que el promovente carecía de legitimación ad procesum o personalidad.

Inconformes con ese desechamiento, los mismos promoventes instaron sus respectivos recursos que consideraron pertinentes, de los cuales conocieron el Cuarto y Quinto Tribunales Colegiados, ambos en Materia Civil del Tercer Circuito, arribando a resoluciones discrepantes:

  • El primero de los mencionados Tribunales desechó el recurso por improcedente, razonando básicamente que cuando el Juez de Distrito no reconoce legitimación procesal para instar la acción constitucional –en representación del quejoso– de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 5 y 6 de la Ley de Amparo, tampoco se le puede reconocer para impugnar, en el recurso de queja, el desechamiento de la demanda de amparo, motivado por esa falta de legitimidad.

Es decir, sostuvo que si el Juez de Distrito no le reconoció facultades al recurrente, para ejercer la acción de amparo en nombre y representación de la parte actora del juicio de origen, por mayoría de razón, tampoco las tiene para reclamar la segunda instancia.

  • Por su parte, el Quinto Tribunal Colegiado consideró que si el motivo por el que fue sobreseído fuera de audiencia el juicio de amparo consistió en la falta de facultades de representación de quien se ostentó como apoderado de la quejosa, no procede desechar el recurso de revisión interpuesto contra esa determinación, precisamente porque la falta de personalidad cuestionada constituye la materia de fondo del recurso objeto del debate de segunda instancia.

CONTRADICCIÓN DE TESIS

Como se puede apreciar de los antecedentes narrados, tenemos que a criterio del Cuarto Tribunal Colegiado, cuando se impugna el desechamiento de la demanda de amparo por falta de personalidad, debe desecharse el recurso de queja por esa misma razón; mientras que el criterio del Quinto Tribunal Colegiado resulta opuesto, al considerar que si la personalidad del recurrente es la materia de la litis del medio de impugnación hecho valer en contra del sobreseimiento fuera de audiencia, basado en la falta de facultades de representación de quien se ostenta como apoderado de la quejosa, este debe admitirse para resolver el fondo de la litis de segunda instancia.

ANÁLISIS

De esa contradicción de tesis conoció el Pleno en Materia Civil del Tercer Circuito, emitiendo la jurisprudencia que lleva por rubro: PERSONALIDAD. EL RECURSO INTERPUESTO CONTRA SU DESCONOCIMIENTO EN EL JUICIO DE AMPARO NO DEBE DESECHARSE CON BASE EN EL ARGUMENTO DE LA FALTA DE PERSONALIDAD, con número de localización PC.III.C. J/55 C (10a.), publicada en el Semanario Judicial de la Federación, el 7 de mayo de 2021.

El pleno sostuvo que en observancia del Derecho Fundamental de acceso a la tutela jurisdiccional, el tribunal que conozca de los recursos está obligado a dar respuesta a cada uno de sus planteamientos. Por ende, si la materia del recurso que se interpone contra la resolución que desconoce las facultades de representación al promovente del juicio de amparo, es precisamente la decisión sobre la legalidad o la ilegalidad de ese desconocimiento que llevó a desechar la demanda o a sobreseer en el juicio, es indebido desestimar el medio de defensa con el mismo argumento que se tilda de ilegal, debido a que ello impediría el acceso a la tutela jurisdiccional.

Considerar lo contrario, esto es, que resulte válido desechar el recurso de que se trate con base en la misma razón en la que se sustenta la resolución recurrida (falta de personalidad), implicaría:

  • Que el fondo de la materia del recurso nunca sea analizado, dejando en indefensión al recurrente y,
  • Tener como demostrada la legalidad de la resolución recurrida, sin haberla examinado.

Lo anterior en contravención al principio de completitud que comprende el Derecho Fundamental en cita, el cual pretende que la autoridad emita pronunciamiento respecto de todos y cada uno de los aspectos debatidos, y garantice al gobernado la obtención de una resolución en la que, mediante la aplicación de la ley al caso específico, resuelva la cuestión dubitada de forma que garantice la tutela jurisdiccional solicitada.

CONCLUSIÓN

El Pleno concluyó que en observancia de los Derechos Fundamentales de acceso a la tutela jurisdiccional y de audiencia y defensa, el tribunal que conoce del recurso interpuesto contra la resolución que desechó la demanda de amparo o sobreseyó en el juicio fuera de la audiencia constitucional –por haber estimado que no fueron demostradas las facultades de representación de quien compareció a promover el juicio de amparo en nombre del quejoso–, debe resolver el fondo de la cuestión planteada, a fin de dar respuesta a los argumentos tendentes a demostrar la ilegalidad de la resolución recurrida, y no negarse a admitir el recurso con base en la consideración cuya legalidad se cuestiona.

Fuente: Checkpoint

Carlos Herrera
Tax Editor en | + posts