Análisis y opinión

10 consejos para proteger tu propiedad intelectual

Autor: José Juan Méndez Cortés, Expresidente del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, Colegio de Abogados y Socio Director de MENDEZ + CORTES

 

En el último siglo, la propiedad intelectual se constituyó como el activo más importante, generador de mayor valor y competitividad en las empresas, por lo que estas son, con frecuencia, la fuerza motora detrás de las innovaciones y las que realizan, constantemente, inversiones financieras sustanciales para desarrollar propiedad intelectual en la forma de nuevos productos y procesos, marcas, secretos industriales, obras, etcétera.

Si las empresas actúan con planes estratégicos para reconocer, crear y/o registrar activos de propiedad intelectual, podrán obtener derechos exclusivos que les permitirán, entre otras cosas:

• Mejorar su posición competitiva en el mercado.

• Establecer mecanismos legales de defensa contra el uso no autorizado de sus activos.

• Incrementar el valor de su negocio.

• Facilitar el acceso a la financiación.

• Evitar y mitigar riesgos.

• Aumentar su reputación organizacional.

Los siguientes son 10 consejos para establecer una estrategia adecuada de protección de activos de propiedad intelectual:

1. Realizar una auditoría de los activos de propiedad intelectual. Se requiere conocer los activos intangibles con los que cuenta la empresa; desde marcas, derechos de autor, diseños industriales, patentes, nombres de dominio e, incluso, secretos industriales.

2. Comprobar que las ideas son originales. Es importante realizar búsquedas en las bases de datos disponibles, tanto de autoridades como aquellas que son privadas, en las primeras etapas del desarrollo de nuevos productos, marcas y procesos para establecer la novedad y originalidad de los mismos y determinar las posibilidades de éxito en la protección. Esta es una actividad compleja, ya que en esta etapa se puede definir si se continúa con el proyecto, se modifica o se cancela por los riesgos que se pueden enfrentar.

3. Registrar evidencia sobre la creación de los activos. Es recomendable guardar evidencia de la creación de la propiedad intelectual, tales como copias fechadas y firmadas de dibujos y borradores, correos, contratos, etcétera.

4. Prevenir el robo de propiedad intelectual con contratos sólidos. Se debe asegurar que todos sus contratos de empleo y consultoría indiquen claramente su propiedad sobre cualquier activo de propiedad intelectual desarrollado por la empresa.

5. Buscar asesoramiento de expertos. El riesgo de una falta de protección o una protección inadecuada es la pérdida del derecho, por lo que se requiere contar con el apoyo de profesionales que le permitan tomar las decisiones adecuadas y que puedan representarlo en la protección de sus activos.

6. Proteger su propiedad intelectual con antelación, ya que el registro lleva tiempo. Por lo general, se necesitan entre dos y cuatro años para que se conceda una patente y de seis a 18 meses para la obtención de una marca. Por tanto, debe ser una prioridad el iniciar el proceso de protección antes de poner en el comercio los productos o servicios que estarán amparados por estos derechos.

7. Implementar medidas de seguridad en su empresa. Casi todos los negocios se realizan hoy en día utilizando tecnología o Internet. Esto tiene una ventaja porque la tecnología puede impulsar el crecimiento, la dinámica y el éxito de una operación. Sin embargo, el uso de la tecnología para realizar negocios también tiene desventajas, especialmente cuando sus sistemas pueden ser vulnerables a la piratería o la corrupción de archivos.

Por tanto, es necesario poner en práctica medidas de seguridad sólidas dentro del marco de las Tecnologías de la Información (TI) de su empresa.

8. Defender su propiedad intelectual. Se debe estar preparado para perseguir a los infractores de sus activos de propiedad intelectual; esto le permitirá proteger la exclusividad de sus activos y mantener su prestigio en el mercado.

9. Mantener sus activos vigentes. Debe contar con un registro de sus activos y de las fechas de renovación de los mismos, así como de los pagos o acciones que se requieran para conservar la vigencia de estos.

10. Estar al tanto de sus competidores. Revise constantemente el desarrollo y la innovación de sus competidores para evitar estar fuera del mercado y busque siempre invertir en innovación que le permita mantener su posición de ventaja.

 

*Artículo publicado en la revista Abogado Corporativo, No. 100, marzo-abril 2024.

 

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Thomson Reuters México
+ posts