Razón de negocios como fundamento para atribuir efectos fiscales a reestructuras y movimientos corporativos

Cuando un grupo de empresas realice una reestructura y derivado de ello se enajenen acciones, la autoridad puede autorizar que estas se vendan a costo fiscal, o bien, que se difiera el pago del impuesto. El Código Fiscal de la Federación (CFF) permite que no se genere efecto fiscal de enajenación, a las reestructuras que ocurran con motivo de fusiones o escisiones. Sin embargo, habrá contribuyentes que aprovechen estas reglas para hacer planeaciones fiscales agresivas en perjuicio del fisco federal. Por ello, a partir de 2022, la autoridad está facultada para atribuir efectos fiscales a tales transacciones si detecta que no tuvieron una razón de negocios.

No obstante, los nuevos instrumentos de fiscalización de esta pueden provocar abusos, por lo que es necesario detectar los riesgos y diseñar los argumentos de defensa apropiados.

Artículo publicado en la revista Puntos Finos, No. 323, junio 2022.

Puede consultar el artículo completo dando clic en el siguiente enlace

Valora este contenido

¡Lamentamos que este contenido no te haya sido útil!

¿Cómo podemos mejorarlo?

Thomson Reuters México
+ posts